MIOPíA

Caracterizada por mala visión en distancia lejana. Se produce cuando la luz que entra en nuestro ojo converge ANTES de llegar a la retina, que es donde se sitúan nuestros fotoreceptores. Por lo tanto cuando la luz llega a la retina apreciamos desenfoque.

Caracterizada por dificultad en visión próxima, y si es alta, también en lejos. Ocurre cuando la luz converge POSTERIOR a la retina. Si el ojo es joven, puede compensar una pequeña cantidad de hipermetropía.

HIPERMETROPíA

ASTIGMATISMO

Ocasiona dificultad en la visión tanto en lejos como en cerca. Se produce cuando nuestra córnea o cristalino no son perfectamente esféricos (como un balón de futbol), sino que tienen distintas curvaturas, como un balón de Rugby. Es común percibir las luces alargadas y sentir fatiga visual cuando realizamos trabajo en visión próxima.

También conocido como ojo vago. En la niñez es cuando se desarrolla la visión. Si uno de los dos ojos no está trabajando al mismo nivel que el otro, ya sea por una desviación o porque tienen distinta graduación, hay un ojo que se desarrolla menos y ve peor, es por eso por lo que se suele tapar con el parche “el ojo bueno” para que así al ver con el “malo” se desarrolle también. Por esto es tan importante revisar la vista de los más pequeños, una vez pasada cierta edad, recuperar visión se vuelve muy difícil.

AMBLIOPÍA

ESTRABISMO

Se trata de una desviación de uno o los dos ojos. Puede tratarse de diversas formas y en muchos casos obtener muy buenos resultados.

Empezamos a notar los síntomas a partir de los 40 años. Cuando el cristalino, la lente que tenemos dentro del ojo que mediante su abombamiento nos permite ver de cerca, comienza a hacerse más rígida y los músculos que la mueven (músculos ciliares) van perdiendo fuerza, notamos desenfoque y tenemos que alejarnos el papel para poder verlo con nitidez. Nos ocurre a todas y todos y aumenta progresivamente hasta los 60 años aproximadamente.

PRESBICIA

PROBLEMAS BINOCULARES Y ACOMODATIVOS

Una buena vista no es sólo ver con nitidez. Tenemos dos ojos y es muy importante que trabajen conjuntamente de manera coordinada. Si no prestamos atención a todos los aspectos de nuestra visión puede suceder, que aun viendo bien, sintamos incomodidad, mareos o dolor de cabeza. Aquí puede hallarse la solución.